Archivo diario Comunicación

PorMerche

Estrés Laboral, ¿Cómo prevenirlo?

La primera entrada de este 2018 quiero dedicarla a un tema de suma importancia como es el estrés laboral. Todos sabemos que el estrés es un sentimiento de tensión que puede manifestarse física o emocionalmente.

Nace de situaciones e incluso pensamientos que nos llevan a la frustración, furia e incluso el nerviosismo. El estrés es una reacción a una serie de circunstancias, puede ser también positivo, como por ejemplo cuando tenemos tensión ante un acontecimiento o la consecución de objetivos, pero si se alarga en el tiempo o se combina con otros factores, puede llegar a dañar la salud. Leer más…

PorMerche

¿Por qué es tan difícil aplicar la empatía?

Una de las habilidades más demandadas por los Departamentos de Recursos Humanos hoy en día y en general en la vida misma es la empatía. Todos podemos presumir que esa habilidad  se encuentra dentro de nuestra mochila pero a la hora de la verdad, pocos la aplican. ¿Se trata de una habilidad puramente personal o es un valor característico implícito en una persona?

 Las circunstancias que nos rodean

Cuando queremos encontrar a alguien empático, las cosas no son tan sencillas. En un mundo donde prima el preocuparse por uno mismo, saldar deudas personales y sobrevivir de cualquier manera a las circunstancias, la dificultad de encontrar personas que se preocupen por los demás aumenta.

¿Por qué es importante la empatía?

La empatía es una de las habilidades personales más demandadas para mandos intermedios y directivos. No quiere decir que no se aplique al resto de empleados que conforman la organización, pero suele ser una característica esencial si nuestra tarea es tener un equipo de personas a nuestro cargo. ¿Por qué? Porque entender a nuestros empleados es clave para tomar decisiones que ayuden al personal y permitan la consecución de objetivos.

Saliendo del ámbito empresarial, la empatía es una cualidad personal actual, es decir, está presente. Las relaciones humanas están llenas de distintos tipos de circunstancias que nos hacen reaccionar frente a los demás.

Vale que podemos tener un mal día y no ser capaces de ayudar al otro con sus problemas porque por la cabeza nos ronda por otros lares, pero a lo mejor somos nosotros los que mañana necesitamos que nos tiendan una mano o nos presten un hombro para llorar.

Sí, sí, todo aquél que presume que es fuerte y que no necesita a nadie para que le resuelva sus problemas, está muy pero que muy equivocado. En ocasiones, las circunstancias nos sacuden y la cabeza no nos da para pensar y poder aplicar la solución más efectiva.

La confrontación de sentimientos

Seguro que más de una vez os habéis encontrado con esa situación llamada “quiero y no puedo”, intentáis por todos los medios tomar decisiones para calmar las aguas o simplemente mantener relaciones cordiales con tal de no discutir. Probablemente también habréis intentado “poneros en los zapatos del otro” y ha sido una guerra perdida… Querer sentir que puedes cambiar tu forma de ver las cosas y rendirte porque no te sientes capaz. ¿Por qué no volverlo a intentar?

Llámalo beneficio, lo es

Conseguir ser una persona empática no es tarea fácil, pero tampoco es lo más complicado del mundo. Ser capaz de tenerse paciencia a uno mismo y también a la otra persona que tienes al lado, por muy difícil que te parezca. Seguro que leyendo este artículo se te viene a la cabeza esa persona con la que eres incapaz de cuadrar, de ser empático por muchas ganas que le pongas… No te rindas, es posible.

¿Qué ocurre cuando quiero aplicar la empatía y la respuesta que recibo es negativa? Cuando intentamos mejorar y potenciar nuestras habilidades, en ocasiones nos encontramos con piedras que no nos ayudan en la consecución del objetivo marcado y es ahí cuando decidimos abandonar la trayectoria aunque las cosas se estén haciendo bien.

Mientras que recorres el camino de la empatía, aunque los resultados que recibas no sean los que esperas, habrás sido capaz de trabajar la conectividad social, el ser capaces de ver las cosas con objetividad, mejora la comunicación y ayuda en tu propia toma de decisiones incidiendo directamente en tu autoestima, trabajando tu capacidad de autocontrol y tolerancia al fracaso.

Yo quiero ser empático ¿puedo?

Por supuesto que sí. Como comentábamos al inicio, la empatía es una habilidad que se puede desarrollar desde el inicio, tan solo hay que proponérselo. Sucede que, por forma de ser algunas personas tienen esa capacidad y es innato, pero otras necesitan trabajarlo de forma eficiente para conseguir un resultado fructífero. ¿Cómo podemos hacerlo?

Lo primero que debemos hacer es abandonar esa tendencia de juicio final que solemos tener cuando alguien nos cuenta algo que contraria a nuestra forma de pensar. Escuchar atentamente y con interés algo que una persona nos transmite es importante, pese a que nuestra opinión sea diferente, dicen que en la variedad está el gusto ¿no? Para ser empático no debemos quedarnos en la consolación del otro sino en intentar encontrar una solución que pueda ayudar, nunca imponiendo ni haciendo ver que el otro está equivocado. También es importante practicar la tolerancia, puede que esta conversación no se desarrolle de la forma más pacífica del mundo, pero colocarse a la altura de las circunstancias del otro, tampoco te va a ayudar. Fuera el “yoísmo”, el yo lo haría así, yo lo veo así y tú te equivocas.

Cuando las cargas emocionales son tan altas, es muy necesario que el interlocutor cuente con un apoyo, una respuesta o un hombro donde llorar esos problemas que se tienen. Pero eso sí, trabajar la empatía ha de contar con un factor muy importante, que es conocernos a nosotros mismos, saber dónde está nuestro límite y ser capaces de entender circunstancias externas que, pese a que para nosotros parezcan sin importancia, para otros podemos ser la llave de su desbloqueo.

Prueba, practícalo. Ser empático no es difícil, tan solo es cuestión de proponérselo, de trabajar nuestras habilidades y de comprender que la resolución de problemas no solo es importante para nosotros mismos, sino también para ser facilitadores de la vida de los demás.

PorMerche

¿Cómo motivas a tu equipo en tiempos de crisis?

Con este artículo no pretendo vender humo ni mucho menos. Mi única intención es contarte cómo motivar a tu equipo si los tiempos que acontecen son negativos y tienden a una situación de catástrofe, especialmente en el ámbito emocional.

Gestionar equipos de trabajo es una labor muy muy complicada, no todo el mundo vale. Parece que cuando se cuelga la responsabilidad de tener un grupo de personas a tu cargo, es sencillo que todo el mundo esté contento y trabaje en armonía… pero la realidad se separa demasiado de esta circunstancia llamémoslo… ideal.

No pretendo que esto sea una lección, o que mi forma de ver las cosas haga que cambies las tuyas si gestionas equipos, ¿o quizá sí?

Trabajar en equipo es una de las labores más complicadas que existen ahora mismo, es por ello que muchas veces en las empresas se pide como una característica… ¿Cómo podemos medir si alguien es bueno trabajando en equipo? Y lo más importante… En ese equipo ¿cómo se motiva a las personas?

Muchas veces, aunque queramos ser los mejores trabajando con otras personas, las circunstancias golpean e impiden que la paz reine y necesitamos esa figura que nos sirva de amparo y consuelo cuando las malas noticias nos atacan y dominan nuestras mentes y nos bloquean.

¿Qué cualidades debe tener un buen jefe?

Puede o debe tener muchas, pero a continuación detallo las más elementales y necesarias si quieres que tu equipo funcione y sea compacto y si vas a objetivos lógicamente, que pueda conseguirlos.

  1. Motivación. Es necesario motivar a tu personal. No basta en quedarse con “lo has hecho muy bien”, sino en arropar todas las circunstancias, tanto las positivas como las negativas. Vale que lo primero que llega es lo malo y la tendencia es la regañina o el castigo, aunque sea de carácter verbal. Este detalle duele mucho, porque cuando las cosas van mal, una palabra puede ser interpretada como algo muy negativo y generar un impacto diferente al que queremos generar en el trabajador. De ahí que la segunda característica sea una comunicación efectiva.
  2. Comunicación. A veces, levantar el teléfono o hablar personalmente es mucho más positivo y reduce problemas comunicativos que en definitiva solo terminan en malos entendidos y disgustos que pueden evitarse, pero la tendencia, las prisas y el hacerlo todo ya invita a que esas “comunicaciones” sean vía correo electrónico y genere esa negatividad de ver algo escrito que de palabra puede tener una interpretación diferente.
  3. Escucha, pon el oído. De nada vale tener a tu equipo enfadado e ignorarlo, pensando que ya se les pasará o que quizá si tienen algún problema, dejando los días desaparecerá. Error. Si alguien de tu equipo tiene problemas o inquietudes, aborda la situación cuanto antes. Tal vez lo que hoy sea un problema tenga una solución, pero si lo dejas pasar, quizá mañana sea tarde.

Qué ocurre cuando el equipo no va hacia delante

Contaminarse de las malas circunstancias es lo más sencillo del mundo, es como un virus, que se propaga a la velocidad de la luz y sin ningún miramiento. Si tu equipo te pide ayuda, dásela. No te quedes en el papel, pasa a la acción. Muchas veces, los problemas que parecen un mundo, tienen la solución más sencilla, pero cuando existe un bloqueo, es complicado encontrar esta solución.

Analizar todas las circunstancias es imprescindible si queremos que nuestro equipo sea compacto y no quiebre y conserve su vitalidad. Es real que todo en la vida tiene complicaciones, pero escuchando, podemos dar soluciones que tal vez los nuestros no vean.

Necesario es también que las personas encuentren amparo en alguien, que puedan desahogarse y contar lo que les inquieta, que puedan sentirse libres de expresarse sin esperar una respuesta dictatorial y negativa.

Y tú… ¿cómo motivas a tu equipo ante una crisis?

PorMerche

Encuestas de satisfacción: ¿beneficio o perjuicio?

Seguro que alguna vez en tu trabajo te han invitado a realizar una encuesta de satisfacción laboral. La primera pregunta que se nos viene a la mente suele ser ¿me va a beneficiar o me va a perjudicar lo que conteste? Si me quejo o me manifiesto en desacuerdo… ¿me despedirán? Y luego pensamos… ¡Ah! Si es anónima… ¿o no?

Clima y satisfacción laboral

Para muchas empresas es clave saber si sus empleados son felices y se encuentran integrados dentro de su organización, por lo que de forma semestral o anual suelen lanzar a sus empleados una serie de preguntas para medir el nivel de satisfacción y si el ambiente laboral es bueno para el correcto desarrollo de la labor dentro de la empresa.

Una de las herramientas más utilizada en estos casos es el cuestionario, pero dentro de esta metodología hay diferentes ejemplos de encuestas que sirven para estudiar el clima organizacional.

Aunque existen muchos tipos, vamos a hablar de los más relevantes y las claves para que contestar a las mismas no suponga un perjuicio mental que afecte para el desarrollo de la tarea diaria.

1. De respuestas abiertas o cerradas:

Para conocer fortalezas y debilidades dentro del trabajo se emplea el cuestionario de respuestas abiertas o cerradas, es decir, en función de la información que queramos obtener, se utiliza un tipo u otro.

Respuestas abiertas: se pregunta al empleado por su opinión sobre aspectos relacionados con la mejora de la empresa en cuanto a organización, división de tareas, valores de empresa, días libres, vacaciones, remuneración, compensación de horas extras… Esta modalidad atiende a un conocimiento profundo de la experiencia del trabajador y es perfecta para conocer aspectos que necesitan algo más que un sí o un no, ya que las respuestas que se pueden ofrecer son múltiples y diferentes en función de cada empleado.
Respuestas cerradas: en esta categoría encontramos diferentes tipos: de respuesta única, como sí o no, un listado de varias posibilidades a elegir una o varias e incluso el aporte de una respuesta que no se encuentre dentro de las ofrecidas si no se ajusta al pensamiento del trabajador.
Respuestas mixtas: se trata de una combinación de preguntas abiertas y cerradas que engloban varias respuestas posibles además de la última opción donde se permite añadir una respuesta diferente a las dadas.

2. Encuesta online o buzón tradicional:

Una opción que toda empresa debe plantearse a la hora de lanzar su encuesta es por qué vía la va a realizar. Hace unos años, la opción más elegida era la de presentar el cuestionario en formato papel con una serie de preguntas de clima donde se preguntaba por diferentes aspectos.

Las nuevas tecnologías han dado paso a abrir las opciones y presentar estas encuestas en formato online, lo que ahorra mucho tiempo y permite a los empleados realizarlas de manera cómoda y por ello, cada vez se utiliza más esta herramienta como medición de satisfacción laboral.
Entre otras ventajas, permite a los empleados realizarla en cualquier momento y lugar, se evita el riesgo de extravío ya que los datos enviados se almacenan en red y permite un análisis exhaustivo y prácticamente inmediato, lo que conlleva una reducción de costes respecto a la encuesta en papel.

¿Qué ocurre si nuestro equipo de empleados no tiene un acceso fácil a las nuevas tecnologías? Todavía se realizan muchas encuestas en papel, los datos suelen ser mucho más fiables y las personas suelen responder a todas las preguntas aunque la encuesta sea de carácter anónimo por el hecho de no entregar un cuestionario vacío al encuestador.

¿Me van a beneficiar o me van perjudicar las respuestas de mi cuestionario?

Como indicaba al principio, muchas veces nos manifestamos temerosos de responder a estos cuestionarios porque pensamos que pueden tener “represalias” si nuestras respuestas no son positivas o no se corresponden con la filosofía de la organización.

Es mucho más fácil responder una encuesta tradicional, es decir, a través de papel, ya que podemos ofrecer respuestas sin que tengamos que revelar datos sobre nuestra identidad hasta que te das cuenta de que te preguntan el género y la edad y entonces miras a tu alrededor y si tu grupo no es de tu misma edad, piensas “me van a pillar fácil” y limitas tus respuestas.

No hay que tener miedo a este tipo de cuestionarios, ni tampoco pereza, porque este tipo de herramienta se utiliza puramente para conocer la satisfacción laboral y en el caso de que las respuestas no sean todo lo positivas que las empresas esperan sirve para poner en marcha mecanismos que trabajen esta satisfacción laboral.
Aunque de pereza e incluso por qué no decirlo, miedo, hemos de contestar a este tipo de encuestas si queremos conseguir cambios positivos en nuestra organización. El hecho de que cuenten con nosotros para saber qué es lo que se cuece dentro, por muy extraño que parezca, a la larga ofrece resultados positivos y como ya hemos indicado en otras ocasiones, la comunicación es clave para que el desarrollo de la organización sea todo un éxito.

PorMerche

Ser un buen líder te ayudará a mejorar como persona

Si no sabes ser lider

¿Sabes ser un buen líder? Una de las habilidades más demandadas, especialmente en puestos de alta dirección, es el liderazgo.  Ante los demás, cada palabra y cada acción que realizamos nos define. No importa cómo seas capaz de definirte tú, las palabras que utilices para hablar de ti y tu forma de ser, son los demás los que te van a definir en base a las acciones que tengas hacia ellos.

A veces, en entrevistas de trabajo para puestos que requieren esta cualidad, pueden preguntarte ¿Has tenido equipos a tu cargo? ¿Crees que podrías ejercer como líder? Y uno contesta como buenamente puede en base a la experiencia que trae de tiempos anteriores.

Leer más…

PorMerche

Crea tu Marca Personal, aprende a venderte II

La semana pasada abordamos el tema de la Marca Personal. Como adelantaba, se trata de un elemento que tiene muchos aspectos que comentar y tener en cuenta a la hora de ponerse manos a la obra y realizar la nuestra.

Ya comentábamos que es algo que hace a nuestro perfil diferenciarse y sobresalir, pero lo cierto es que se está convirtiendo en una práctica frecuente y generalizada a medida que se van conociendo datos sobre este elemento tan importante a la hora de darnos a conocer.

Cuando una persona decide que es el momento de crear su Marca Personal, generalmente lo hace con una serie de objetivos como pueden ser:

  1. Inicio de una carrera profesional seria y por tanto, la necesidad de darse a conocer.

  2. Búsqueda de nuevas oportunidades laborales, bien sea realizando la tarea del autoempleo o buscando en su sector u otro diferente.

Leer más…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la navegación y servicios. ¡Acepta las cookies para poder ver la web correctamente! +info en la política de privacidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido.