Cómo reaccionar cuando la competencia llama a tu puerta

PorMerche

Cómo reaccionar cuando la competencia llama a tu puerta

Hablemos de la competencia. Hoy es un día como otro cualquiera. Tu jornada laboral es como la de ayer y, probablemente, como la de pasado mañana. Has estado en la oficina escribiendo emails, solucionando incidencias, atendiendo al teléfono que no ha parado de sonar prácticamente desde que te has sentado en la silla, te has terminado bebiendo el café frío y todavía tienes un millón de cosas por hacer.

Transcurren las horas y, por fin, llega la hora de marcharte. Pese a lo dura que ha sido tu jornada, eres feliz y te gusta lo que haces en tu trabajo. Hoy no vas al gimnasio porque te puede el cansancio. Llevas dos noches durmiendo regular y has decidido que hoy lo vas a dedicar a descansar.

Te dejas caer en el asiento del tren cuando llevas tu mano al móvil, el cual no ha parado de sonar y por fin, puedes hacer caso a las notificaciones.

Después de repasar el Whatsapp, las publicaciones de Facebook y otras tantas más, reparas en que tienes un correo electrónico peculiar, diferente al de los demás.

De la Consultora X, un responsable del Departamento de RRHH, se pone en contacto contigo porque “le interesa tu perfil”.

Por un momento, te paras a pensar y dices: “yo estoy bien en mi trabajo” pero hay algo que te invita a que sigas el hilo de ese correo electrónico.

Te presentas, agradeciendo a esa persona que haya tenido la amabilidad de cruzarse en tu camino y empieza una dulce conversación donde la persona que se encuentra al otro lado te hace una serie de preguntas para obtener respuestas con las que luego te formula otras y tú piensas: “¡Este tío sabe!”

Pasamos a la acción telefónica. La persona se pone en contacto contigo por teléfono puesto que siempre es mejor hacerlo por esta vía y dejando el email para el contacto formal.

El Sr. T te presenta una oferta de trabajo interesante, llamativa y por qué no reconocerlo, tentadora. Te cuenta detalles de un gran proyecto, con una formación inicial remunerada y una gran proyección de carrera profesional que, para qué nos vamos a engañar, no te viene nada mal.

Tras 15-20 minutos al teléfono, vuestra conversación finaliza con un: “Espero una respuesta, como sé que estás trabajando, habla con tu empresa y diles que te he llamado”.

En ese momento, todas las dudas existentes en el mundo se abalanzan sobre ti provocándote un ahogo.

¿Me interesa lo que me acaban de decir? Y, si lo digo en mi trabajo ¿tendrá represalias hacia mí? ¿Me puede beneficiar o me va a perjudicar?

¿Qué sabe realmente de mí el chico  de la competencia que acaba de llamarme y sabe prácticamente al 100% cuál es mi situación? Hay que reconocer que el gran trabajo de los Headhunters se basa en eso, en buscar candidatos que además de cumplir los requisitos del APT (Análisis de Puesto de Trabajo) a priori, sean susceptibles de poder cambiar.

Su trabajo es captar a los mejores y por qué no, es de ley recurrir a la competencia. ¿Es ético? Probablemente no, pero ilegal tampoco. Las mejores empresas saben que tal vez los candidatos idóneos puedan estar en las empresas de la competencia.

La tendencia del mercado laboral actual es de constante cambio. Ahora resulta muy difícil e incluso extraño, ver en un CV que una persona lleva trabajando 16 años en la misma empresa y quiere cambiar. Pero esas personas sí son las candidatas ideales para ocupar esos puestos “diamante” que ofrecen los Headhunters cuando te llaman.

La experiencia es muy valiosa y dependiendo de para qué puestos, es conveniente que sea lineal y que no tenga muchos saltos en el tiempo, ya que esto se entiende como inestabilidad y puede estar incluso mal visto.

Hay que tener en cuenta el tipo de perfil que uno tiene y estar preparado para lo que pueda venir, e incluso si tu CV tiene una trayectoria con muchos periodos, sepas defender los motivos y ante todo, justificarlos.

Para finalizar, y volviendo a cuestiones de competencia, recordemos que es una práctica natural actual y que puede ser una buena oportunidad si estás buscando nuevos retos o también un enaltecimiento de tu autoestima y tu perfil laboral al hacerte saber que estás dentro de lo que quiere el mercado, pese a que ahora mismo tú decidas que no quieres cambiar, que eres feliz en el lugar donde estás.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido.