Programación de objetivos durante las vacaciones

PorMerche

Programación de objetivos durante las vacaciones

La llegada del periodo estival suele venir acompañada de cambios en nuestra rutina. Tanto si os encontráis en desempleo, como en activo, pero queréis un cambio de proyecto laboral, hay que empezar por organizarse y trabajar de manera proactiva.

Siempre es importante tener claro hacia dónde queremos orientar nuestro objetivo profesional, por complicado que parezca.

También es necesario plantear si es el momento idóneo, especialmente para las personas que se encuentran en búsqueda activa estando en otro proyecto, para alguien que se encuentra en situación de desempleo, el momento idóneo seguramente sea siempre. Hay que ver en qué situación se encuentra el sector donde se quiera buscar empleo, realizar una planificación adecuada, fijar unas metas en el corto plazo y hacer un seguimiento de las acciones que se quieren realizar.

En definitiva, cuando nos encontramos buscando un nuevo proyecto profesional, estamos trabajando. Ya no solo por el tiempo que se le dedica, sino también por todas las acciones que se tienen que llevar a cabo para poder conseguir un objetivo: el de encontrar un nuevo empleo.

A la hora de enfrentarse a una búsqueda de empleo, la planificación de los objetivos y las acciones que vamos a desarrollar necesitan contar con una estructura organizada, huyendo en todo caso de planes improvisados y ejecuciones sobre la marcha. Siempre surgen contratiempos, sí, y en muchas ocasiones es difícil lidiar con ellos, pero no es tarea imposible.

¿Cómo planificar los objetivos durante las vacaciones?

Se puede entender y asociar a vacaciones como un tiempo para pensar y recapacitar, además de disfrutar del tiempo libre. Partiendo de la base que depende de la circunstancia de cada persona, en ocasiones, se puede utilizar este tiempo para reorganizar prioridades al tener menos carga del día a día.

  1. Es importante tener claro el objetivo profesional y hacia dónde se va a orientar la búsqueda de empleo. Tan importante es tener clara esta idea como tener las herramientas adecuadas para que la gestión sea exitosa. Es bueno tener un perfil profesional en LinkedIn donde se desarrolle cada perfil profesional y un CV acorde al objetivo o trayectoria profesional que queramos desarrollar.
  2. ¿Es un buen momento para buscar empleo? Tal y como comentábamos al principio, depende de la circunstancia personal de cada persona. No es igual enfrentarse a una búsqueda de empleo si acabamos de salir de una empresa, ya que depende la forma, quiero decir, si ha sido por finalización de contrato o quizá despido o tal vez voluntad propia. Aunque parezca raro, se suele afrontar de manera totalmente diferente.
  3. Es complicado determinar cuánto puede durar un proceso de selección y por eso es importante conocer los portales donde se puedan encontrar ofertas que sean acordes a lo que se está buscando, también hay que tener en cuenta que, en función de los sectores, hay que conocer los meses más idóneos para buscar empleo por categorías.
  4. Cierto es que la circunstancia del COVID-19 ha modificado estas tendencias, puesto que hace un año, por ejemplo, el sector de la hostelería que manifiesta una tendencia creciente en los meses de verano, se vio profundamente afectado. Muchas empresas planifican sus presupuestos durante los últimos meses del año y deciden hacer contrataciones a partir del mes de octubre o noviembre. Importante es destacar que esto no aplica por igual a todos los sectores, ya que depende de los mayores picos de actividad.
  1. Hay que conocer al detalle la situación del mercado laboral y de la profesión a la que cada uno/a se dedique.

Los tiempos cambian, y los sectores en alza, también. Hay que conocer la nueva tendencia, el salario que hay en el mercado, los canales a través de los que se puede encontrar empleo, los portales donde se pueden encontrar estas ofertas, cuáles son las empresas que están contratando personal, las nuevas aperturas que se van a realizar… Es importante realizar este trabajo de campo para poder tener conocimiento de dónde se va a desarrollar la búsqueda de oportunidades y empleo.

  1. Utilizar una metodología adecuada y planificar los objetivos de manera minuciosa.

Es preciso saber en qué puntos vamos a empezar a movernos para la búsqueda de un nuevo objetivo profesional. Bien sea a través del LinkedIn, o de los portales de empleo tradicionales, hay que marcar una línea a seguir de manera concisa.

Generar contactos, construir sinergias, seguir y comentar publicaciones, puede situarnos al lado de nuestro objetivo trabajando de manera constante.

Además, dedicarle unas horas concretas al día, como si de un trabajo propiamente se tratara, observando los horarios donde podemos encajar mejor u obtener mejores resultados.

Es importante también contar con herramientas como un calendario o una agenda, o si queremos hacer uso de herramientas digitales, podemos plantearlo con la herramienta llamada Trello.

  1. A la hora de planificar unos objetivos y una estrategia, es necesario plantear una serie de metas a cumplir para que la búsqueda sea exitosa. Pero cuidado, si por ejemplo nos planteamos hacer 20 contactos a la semana y conseguimos la mitad, no debemos desesperar. Es mejor dosificar el esfuerzo que acabar frustrándose por el camino por no conseguir cumplir estos objetivos.
  2. Guarda, registra y recuerda. Cuando empezamos un proyecto con ilusión y ganas, es fácil acordarse de nuestras acciones, pero, a medida que va pasando el tiempo y vamos incorporando nuevos quehaceres y acciones, lo vamos olvidando.

No está de más tener un apartado, digital o físico, que recoja por fechas las ofertas a las que hemos aplicado, si obtuvimos o no respuesta y el canal a través del que lo hicimos.

Esto puede servir para observar la tendencia del mercado laboral y saber dónde tenemos más incidencia y, por tanto, mayor respuesta.

  1. Realizar un seguimiento de todas las acciones para ver resultados y corregir posibles desviaciones. Como hemos indicado, las desviaciones no son parte del plan, pero a veces, no podemos evitar que nos acompañen. Esto nos sirve para poder tener un conocimiento ampliado de las acciones que estamos desarrollando y los resultados que nos devuelve esta búsqueda.
  2. Actitud positiva para enfrentar los cambios y las nuevas oportunidades. Enfrentarse a nuevos objetivos puede asustar, acercarnos a situaciones que no conocemos o no controlamos, pero sirve como aprendizaje para conocer nuevos escenarios y adquirir soltura y tablas en ellos. Es preguntarse ¿por qué no?

Una mala planificación de objetivos o de búsqueda de empleo o la ausencia de ella puede traducirse en falta de resultados, de caos y pérdida y desmoralización por no conseguir un puesto de trabajo.

Aunque haya personas que consideren que no es necesario planificarse, tener una línea que seguir, se traduce casi siempre en resultados óptimos, en mayor conocimiento y en experiencia para enfrentarse a las circunstancias.

¿Qué opinas? ¿Vas a emplear días de descanso en planificar nuevos objetivos? Con este post nos despedimos hasta septiembre. ¡Feliz verano y a disfrutar, descansar y desconectar!

¡Un abrazo!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la navegación y servicios. ¡Acepta las cookies para poder ver la web correctamente! +info en la política de privacidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido.