¿Eres un profesional desmotivado? ¡Cámbialo!

PorMerche

¿Eres un profesional desmotivado? ¡Cámbialo!

Tanto si te encuentras desempleado como si tienes trabajo, has de conocer los siguientes puntos para saber si eres un profesional desmotivado.

¿Es importante saberlo? Por supuesto que sí. Muchas veces no atendemos a las señales de emergencia que nosotros mismos por medio de nuestras acciones manifestamos en la vida diaria.

Tengas empleo o no, eres un profesional muy válido y por tanto, tienes en tu mano todas las herramientas para implicarte al 100% en el entorno laboral. Solo tienes que aprender a manejarlas. Sé que no es fácil y que muchas veces los malos pensamientos afloran y están presentes durante un largo período, lo que te impide lograr tus objetivos y avanzar en tu trayectoria profesional.

A continuación te dejo tres señales que te definen como profesional desmotivado. Presta especial atención. Si en alguna de ellas encajas toma la iniciativa y actúa para evitar que vayan a más.

  1. Falta de motivación ante nuevos proyectos. Ves una oferta de empleo atractiva, pero piensas que no te van a llamar y la dejas escapar. Vas al trabajo porque es tu obligación, cumples el expediente, llega la hora de salir, te marchas como un espectro. Abandona esa actitud negativa, atrévete, haz algo diferente para obtener resultados diferentes. No importa que falles o que te equivoques, que no sea tu mejor día, mañana será mejor.

  2. La negatividad se convierte en tu mejor amiga. Todo te parece mal, todo son problemas aparentemente sin solución. Un profesional desmotivado visualiza inconvenientes, trabas, falta de iniciativa y en definitiva no ve una salida a su situación. No hagas de tus inquietudes un problema, tómalo como una oportunidad. Implícate, sé un buen empleado, ejemplar, con alegría y entusiasmo. ¡Estas buenas características son especialmente contagiosas!

  3. Estás de cuerpo presente y ausente emocionalmente. Dices que sí a todo, haces las tareas porque es obligatorio, no te implicas en tus objetivos y piensas que ya llegará o quizá nunca llegue. En el entorno laboral, falta tu presencia, no la física, sino la moral. El buen hacer, el querer hacer bien las cosas, destacar y ser un empleado 10 falla cuando tus pensamientos se encuentran en otra parte, lejos de la realidad.

Después de 100 entregas de CV, 10 entrevistas de trabajo, 5 tentativas (entrevistas telefónicas), no consigues el resultado que esperas te ataca la desesperación. No te rindas. Inténtalo al menos una vez más.

Para poder atacar a estas tres características, el primer ingrediente necesario eres. Toma la iniciativa, tú tienes el control. Sé dueño de tu vida, de los objetivos que quieras conseguir. Tómalo como un reto, como algo alcanzable. El camino que recorras marcará tu experiencia y elaborará tu propia Marca Personal. Eso que quieres ser, aquello por lo que te defines, el punto que marque el inicio de tu felicidad. Demuéstrate a ti mismo que eres capaz, porque lo eres, porque los problemas no se solucionan solos, eres tú el que tiene la llave para ver la luz y encontrar sentido a lo que haces. ¡La desmotivación solo es un estado y tú tienes armas suficientes para vencerla!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido.