Archivo diario Orientación Laboral

PorMerche

El papel de la Orientación Laboral en la era post-Covid

La pandemia del coronavirus ha marcado un antes y un después en la vida de muchas personas a nivel mundial. No solo en lo que se refiere al aspecto sanitario, sino también a la crisis que se ha generado a raíz de esta situación.

Uno de los aspectos más llamativos es la gran destrucción de empleo y las personas que en la actualidad todavía se encuentran en situación de ERTE.

Por eso creo que es importante dedicar una entrada de este blog a la labor que realizan los profesionales de Recursos Humanos que se dedican a la Orientación Laboral y están ahí para ayudar a otras personas a que puedan encontrar bien su objetivo laboral o quizá esa ayuda para poder encaminarse a un futuro de carácter cercano.

Escuchaba el otro día en la radio que la pandemia ha destruido alrededor de 40.000 empleos y mantiene a unas 650.000 personas en ERTE, datos muy preocupantes, pero que, dada la situación actual, nos enseñan un escenario a priori bastante complicado.

En este sentido es fácil verse en una tesitura complicada, bien por haber perdido un empleo o por los cambios rutinarios que se han visto modificados a raíz de esta pandemia.

Pero, mi pregunta es, ¿sabemos que tenemos personas dispuestas a echarnos una mano para poder mejorar nuestra situación actual?

Suele suceder que cuando nos encontramos en una situación de desempleo, agravada por algo repentino y no esperado, la primera idea sea la de echarse las manos a la cabeza.

Es frecuente ver que cuando algo se nos echa encima, parece una especie de bloque inamovible que nos impide maniobrar y pensar con claridad. También es cierto que en una situación como la que vivimos actualmente puede afectar a muchas personas y además de a uno mismo, puede golpear al entorno cercano.

En ocasiones, nos cuesta pedir ayuda porque pensamos que nadie va a perder su tiempo en ayudarnos a nosotros y, por consiguiente, se entra en una especie de bucle infinito que acarrea malos pensamientos y circunstancias.

Como funciones principales de los Orientadores Laborales, se puede encontrar la escucha activa y el gran apoyo psicológico que ofrecen. Además del propio nombre de “orientación” y guía en la consecución de un objetivo, es importante conocer que se puede encontrar esa compañía y ese oído que en muchas ocasiones hace tanta falta. Importante es también tener en cuenta que hay que saber elegir y ponernos en manos de alguien que pueda ayudarnos a conseguir el objetivo que nos marquemos.

A medida que crecemos de manera personal y profesional nos damos cuenta de que hemos vivido un gran número de situaciones, positivas, negativas y neutras, es decir, situaciones que nos han enseñado de mejor o peor forma algo nuevo para enfrentar el día a día. Cuando me refiero a neutro, significa que ha pasado por nosotros, pero no ha resultado relevante, que también puede ser.

Cuando hablamos de competencias, podemos mencionar además de la escucha activa la comunicación y la empatía.

Además de un oído, poder recibir una serie de consejos orientativos y poder conocer a personas que se han visto en situaciones similares o parecidas, también ayuda. Lo que pasa es que parece que cuando se exterioriza un problema o una situación desagradable a nuestros ojos el primer impacto puede generar rechazo.

Y sí, hay veces que se cuentan estas circunstancias y las personas a las que se lo contamos dan la espalda o cierran los oídos, pero hay que quedarse con que eso es algo circunstancial y que no sucede siempre.

Los profesionales de la Orientación Laboral pueden ayudar siempre que se necesite un cambio de rumbo o reorientación, cuando somos conscientes de que tenemos una falta, bien sea de formación, de empleo, que nuestras competencias no están bien trabajadas, que vivimos una situación de desempleo a largo plazo o que después de 20 años trabajando en la misma empresa nos vemos en la calle y no somos atractivos para el mercado laboral.

Los Orientadores Laborales se forman para estar al día en las habilidades y competencias necesarias y para poder ayudarnos si queremos ser visibles y atractivos en el mercado de trabajo. Tratándose de un trabajo puramente vocacional, es cierto que estas personas prestan su ayuda y acompañan durante el proceso de búsqueda o mejora de empleo.

 

Aunque cueste decidirse a pedir ayuda, no hay que tomarlo como algo negativo o como vergonzoso, porque da la sensación de que muchas veces parece que pedir ayuda es signo de fracaso y considerar esto es un error.

Pedir ayuda a alguien que conoce cómo funciona el mercado laboral, la situación actual, las redes sociales y portales donde se puede encontrar un empleo y la reorientación hacia diferentes sectores puede dar oportunidad y abrirnos puertas que no sabíamos ni que estaban ahí.

Hablando de competencias, aunque en otros posts se ha hecho una referencia completa a ellas, es interesante destacar que es preciso trabajar la parte más transversal, es decir, la adaptación al cambio, por ejemplo, es clave a día de hoy. Ya lo venía siendo, pero en la actualidad ha cobrado una importancia notable por el hecho de ver cómo cambia la vida de un momento a otro. Muy importante también es tener en cuenta la capacidad de comunicar, de aprender de todas las experiencias con las que nos podemos ir encontrando, el ser empáticos/as ya que todo el mundo puede verse afectado en algún momento y no está de más ver situaciones que, aunque a día de hoy no se nos acerquen, mañana puedan acompañarnos. Ser personas comprometidas, que puedan trabajar en equipo