Archivo diario Positivismo

PorMerche

Objetivos, propósitos y metas para este 2018

¡Hola a tod@s! Esta semana hablamos en el blog de objetivos, propósitos y metas para este año. Seguro que cuando acababa 2017 os aventurasteis a hacer una lista de todos aquellos objetivos que queríais conseguir este año. ¿Cómo va esa consecución? ¿Sigue adelante o por el contrario algunos han caído ya por el camino?

Preparar algo y hacerlo con ilusión conlleva mucho esfuerzo, por eso es importante que, a la hora de organizar nuestros propósitos lo hagamos de una forma clara, ordenada y estableciendo prioridades.

Quiero aprovechar la ocasión para recomendaros la lectura de un post de Mercedes Frías, http://www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/has-desechado-ya-tu-lista-de-objetivos-de-ano-nuevo donde una de las cosas que nos propone es la realización de un ejercicio práctico de esos de pensar, escribir e incluso dibujar. No os lo perdáis, merece mucho la pena 🙂

Hablando de propósitos, he de decir que una de las cosas que nos solemos plantear es hacerlo de forma individual… ¡Error! Siempre, siempre, siempre necesitamos de los demás para poder lograr lo que nos propongamos. Por ejemplo, yo esta semana he tenido vacaciones en mi trabajo, y me he organizado en una lista toooooodas las cosas que tenía pendientes por hacer. Evidentemente, no me ha dado tiempo a todo, pero sí a lo que consideraba más prioritario para estos días libres: cambiar el escritorio de mi habitación.

La idea inicial era comprarlo a medida y ponerlo tal cual por las peculiaridades que tiene el cuarto, pero según fue avanzando el día y fuimos dando la vuelta a varias ideas decidimos liarnos la manta a la cabeza y se hizo a medida, pero desde cero, con patas y tablas. Entre mi madre, Javi mi chico y yo dimos forma a nuestra idea y el resultado fue genial. Claro está que yo no soy un hacha con las herramientas, pero me gusta el dibujo y entre los tres conseguimos algo top.

Y diréis, ¿por qué nos cuentas esto? Porque es claro ejemplo de que para conseguir algo, todos necesitamos la ayuda de todos. La simbiosis que podemos realizar es tan grande, que los resultados pueden llegar a ser muy prometedores.

Otra de las características esenciales, es tomarse las cosas con muchísimo positivismo, porque la vida ya de por si es muy complicada, para que nosotros nos la compliquemos otro poquito más.

Tener proyectos, objetivos y metas es necesario para poder trabajar nuestra autoestima y darnos cuenta de que somos capaces de todo aquello que nos propongamos. Es algo sencillo y hay que disfrutar el proceso. Ser capaces de darnos cuenta de que los pequeños pasitos que damos construyen un camino con un objetivo, y que todo lo que vemos a lo largo de este camino se convierte en experiencias. Unas mejores, otras peores, pero siempre es aprendizaje y para ello no hay que desistir de los propósitos.

Volviendo al post de Mercedes Frías, os animo a que dibujéis vuestra lista de objetivos y que analicéis cómo vais a lograrlos a lo largo de este año.

Quiero aprovechar la ocasión para contaros el objetivo de mi amigo Héctor Trinidad, que para este 2018 se ha propuesto conseguir dar una #HectorCharlaTedx y desde aquí os animo a todos los que lo leáis, que se lo enseñéis a vuestros contactos y que a su vez, ellos hagan lo mismo. Os dejo el enlace a su vídeo de YouTube para que conozcáis un poquito más en profundidad su objetivo de este 2018.

https://youtu.be/qYL3nykrvF4

¿Qué objetivos tenéis para este 2018? ¿Habéis cumplido ya alguno? ¿Cómo lo hicisteis?

Os deseo una feliz semana.

¡Un abrazo!

 

 

PorMerche

Contágiate, di sí a la energía positiva

Cuando las cosas se ponen difíciles es muy fácil echarse las manos a la cabeza y pensar que, de ahora en adelante, todo va a salir mal. Tendemos a gastar la energía diaria en solucionar problemas que en nuestra mente son como enormes castillos de arena.

Si el ambiente que te rodea tampoco ayuda y abre camino a eso que llamamos las “malas vibras”, tendemos a pensar que esas pequeñas desavenencias que surgen no tienen solución y que al final del túnel nos toparemos con la oscuridad.

Es sencillo que ante situaciones que no controlamos o somos incapaces de dominar, decidamos quedarnos presos sin intentar gastar nuestra energía en salir a flote, dando ventaja a eso que llamamos mala suerte, problemas, inquietudes…

¿Qué hay de eso que llaman positivismo?

Cuando vemos a alguien que ante una circunstancia negativa se manifiesta impasible, aparentemente no sufre o ve el lado positivo, la mayoría de las veces tendemos a pensar que esa persona no ve la misma realidad que nosotros, o que tiene una coraza o que carece de sentimientos. ¿Qué estamos haciendo? Seguimos en nuestra línea de malas prácticas…

¿Puedo ser positivo aunque la circunstancia no acompañe?

Sí, puedes. Claro que para ello necesitas armarte de valor y mucha paciencia, porque luchar contra la adversidad a veces se convierte en una odisea que nosotros sí podemos controlar. La energía positiva suele estar presente aunque el ambiente no sea propicio. Siempre hay alguien que te puede dedicar una palabra de ánimo o incluso una sonrisa, pero para eso tenemos que cumplir la tarea de rodearnos de personas que fomenten optimismo y energía.

Sobreponerse a momentos adversos es sencillo siempre y cuando tengamos una visión a futuro, evitando quedarnos atascados en lo malo e intentando ver el lado bueno de las cosas.

Esta característica puede aplicarse a todas aquellas fases en las que tratamos y convivimos con personas y aparecen problemas y desavenencias que hacen temblar nuestro positivismo, permitiendo que esa energía desaparezca.

Trabajando con nosotros mismos

La tendencia es que cuando sucede algo malo, pensamos que la culpa se debe a un factor externo, el miedo se apodera de nosotros y somos incapaces de controlar cualquier problema que se presente. En este caso, la comunicación es clave y tener las cosas claras también. Hemos de trabajar mucho factores como el autocontrol para no dejarnos arrastrar por lo negativo y optimizar al máximo todas esas características que son positivas y que dejamos de ver cuando el miedo nos ciega e impide ver más allá de este punto.

No todo es tan malo como lo pintan

Claro que no. En el momento que exteriorizamos nuestros problemas e inquietudes, podemos obtener muchas respuestas distintas, es la ventaja de las “mentes pensantes” y quizá tenemos esa gran oportunidad de eliminar esos aspectos negativos que nos atrincheran en lo negativo.

Aunque no suene muy optimista, una de las premisas que hemos de tener presentes es que todo puede ser peor pero… ¡también mejor!

En circunstancias de presión y estrés lo mejor es mantener la cabeza fría, no dejarnos llevar por el momento y ser capaces de controlarnos, ya que por muy complicado que parezca, la solución casi siempre suele estar a la vuelta de la esquina.

El miedo es como un vicio malo, ataca directamente a nuestra energía, pero si gozamos de una saludable y la protegemos incluso de los malos pensamientos, seremos mucho más felices y productivos, controlaremos las circunstancias del estrés y podremos trabajar el autoconocimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido.