Teletrabajo, ¿ha llegado para quedarse?

PorMerche

Teletrabajo, ¿ha llegado para quedarse?

La crisis del coronavirus ha acelerado el teletrabajo en bastantes empresas. La pandemia ha traído muchos cambios.

Además del impacto emocional que ha supuesto esta situación, en lo que al mercado laboral se refiere, el teletrabajo se ha impuesto como una medida obligatoria para poder seguir teniendo actividad durante estos meses de confinamiento, en los casos en los que se ha podido.

En algunas empresas, esta práctica ya se contemplaba y se había implantado, o se estaba haciendo progresivamente.

De inicio, podía considerarse un beneficio, ya que el día que tocaba teletrabajo, no tenías que sufrir las esperas del transporte público, los atascos kilométricos, podías estar en casa y disfrutar un poco más de ella y de tus seres queridos.

El teletrabajo se pedía como una medida para ayudar a la conciliación familiar y al disfrute del tiempo.

Han pasado algo más de tres meses desde que esta medida se implantó. Muchos empleos han podido salvarse e incluso demostrar que no necesitan ese acentuado “presentismo” del que muchas personas se quejan. Pero hay otros que ahora mismo se han perdido o están a la espera de que su actividad se reanude para poder volver.

Hay puestos de trabajo, que por mucho que la tecnología avance, nunca podrán desarrollarse con la metodología del teletrabajo. Hay actividades que siempre requerirán que una persona o un grupo, estén detrás de ello.

Tener a la tecnología como aliada es importante, renovarse y adaptarse a las nuevas realidades y necesidades, es primordial para poder seguir en la lucha. Todos sabemos que uno de los sectores más dañados en cuanto a esta pandemia se refiere, es el Turismo y la Restauración (Hostelería).

Muchas empresas se han tenido que reinventar y adaptarse para salir adelante, otras lo están intentando y otras, lamentablemente, se han quedado por el camino.

Acostumbrábamos a vivir bajo unos patrones determinados, y de repente, de la noche a la mañana, esa denominada “normalidad”, se vio profundamente golpeada y modificada. Y sí, hemos tenido que aprender, adquirir nuevos hábitos y modificar nuestras anteriores rutinas.

La cuestión y lo que al tema del teletrabajo se refiere es, ¿va a quedarse para siempre? ¿Se implantará en todos los sectores que se pueda?

Al hacer la pregunta “¿Te gustaría volver a [la oficina]?” a personas que en este momento teletrabajan, algunas te dicen que sí, por el hecho de recuperar esa “rutina” anterior a la pandemia, desempeñar sus labores y relacionarse socialmente con los compañeros que a día de hoy, son virtuales.

Otras personas se encuentran cómodas con la situación, por lo que comentábamos antes, no sufren las aglomeraciones del transporte público, los atascos e incluso duermen un poquito más.

Hay personas que tienen miedo, y es normal, aunque vayamos avanzando hacia la “nueva normalidad” no tenemos que relajarnos en cuanto a medidas preventivas se refiere.

Esta crisis ha provocado que seamos más conscientes y cuidadosos, y sí, algunos, otros no. Pero lo importante es tener en cuenta los avances que hacemos como sociedad y cómo nos enfrentamos a situaciones nuevas y aprendemos de ellas.

Hay puestos de trabajo que, cuando avancemos, volverán a desempeñarse y necesitarán su período de adaptación, profundos cambios en algunos casos y espacios de trabajo nuevos para aquellos que vuelvan a sus puestos.

Garantizar determinadas medidas ayuda a que podamos contribuir a aquello que está en nuestra mano, y podamos paliar consecuencias futuras peores.

En el caso de los puestos que se desarrollen mediante el teletrabajo, la regulación será más exhaustiva.

Ahora, las empresas han fijado sus pautas y directrices y según vaya pasando esta crisis, todo apunta a que el teletrabajo, recogido en el Estatuto de los Trabajadores: Título I. De la relación individual de trabajo | Capítulo I: Disposiciones generales | Sección 4ª: Modalidades del contrato de trabajo | Artículo 13 – Trabajo a distancia, tendrá que ser sometido a regulación para que no se convierta en mala práctica.

El teletrabajo tiene sus simpatizantes y también, sus detractores y sus ventajas y sus desventajas. En post posteriores analizaremos estas cuestiones.

¿Tú qué opinas? ¿Volverías a tu lugar de trabajo o prefieres hacerlo desde casa?

Si consiguieras un empleo, ¿te gustaría desarrollarlo dentro o fuera de casa?

¡Feliz semana!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la navegación y servicios. ¡Acepta las cookies para poder ver la web correctamente! +info en la política de privacidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido.