Archivo diario Cuestionario

PorMerche

Encuestas de satisfacción: ¿beneficio o perjuicio?

Seguro que alguna vez en tu trabajo te han invitado a realizar una encuesta de satisfacción laboral. La primera pregunta que se nos viene a la mente suele ser ¿me va a beneficiar o me va a perjudicar lo que conteste? Si me quejo o me manifiesto en desacuerdo… ¿me despedirán? Y luego pensamos… ¡Ah! Si es anónima… ¿o no?

Clima y satisfacción laboral

Para muchas empresas es clave saber si sus empleados son felices y se encuentran integrados dentro de su organización, por lo que de forma semestral o anual suelen lanzar a sus empleados una serie de preguntas para medir el nivel de satisfacción y si el ambiente laboral es bueno para el correcto desarrollo de la labor dentro de la empresa.

Una de las herramientas más utilizada en estos casos es el cuestionario, pero dentro de esta metodología hay diferentes ejemplos de encuestas que sirven para estudiar el clima organizacional.

Aunque existen muchos tipos, vamos a hablar de los más relevantes y las claves para que contestar a las mismas no suponga un perjuicio mental que afecte para el desarrollo de la tarea diaria.

1. De respuestas abiertas o cerradas:

Para conocer fortalezas y debilidades dentro del trabajo se emplea el cuestionario de respuestas abiertas o cerradas, es decir, en función de la información que queramos obtener, se utiliza un tipo u otro.

Respuestas abiertas: se pregunta al empleado por su opinión sobre aspectos relacionados con la mejora de la empresa en cuanto a organización, división de tareas, valores de empresa, días libres, vacaciones, remuneración, compensación de horas extras… Esta modalidad atiende a un conocimiento profundo de la experiencia del trabajador y es perfecta para conocer aspectos que necesitan algo más que un sí o un no, ya que las respuestas que se pueden ofrecer son múltiples y diferentes en función de cada empleado.
Respuestas cerradas: en esta categoría encontramos diferentes tipos: de respuesta única, como sí o no, un listado de varias posibilidades a elegir una o varias e incluso el aporte de una respuesta que no se encuentre dentro de las ofrecidas si no se ajusta al pensamiento del trabajador.
Respuestas mixtas: se trata de una combinación de preguntas abiertas y cerradas que engloban varias respuestas posibles además de la última opción donde se permite añadir una respuesta diferente a las dadas.

2. Encuesta online o buzón tradicional:

Una opción que toda empresa debe plantearse a la hora de lanzar su encuesta es por qué vía la va a realizar. Hace unos años, la opción más elegida era la de presentar el cuestionario en formato papel con una serie de preguntas de clima donde se preguntaba por diferentes aspectos.

Las nuevas tecnologías han dado paso a abrir las opciones y presentar estas encuestas en formato online, lo que ahorra mucho tiempo y permite a los empleados realizarlas de manera cómoda y por ello, cada vez se utiliza más esta herramienta como medición de satisfacción laboral.
Entre otras ventajas, permite a los empleados realizarla en cualquier momento y lugar, se evita el riesgo de extravío ya que los datos enviados se almacenan en red y permite un análisis exhaustivo y prácticamente inmediato, lo que conlleva una reducción de costes respecto a la encuesta en papel.

¿Qué ocurre si nuestro equipo de empleados no tiene un acceso fácil a las nuevas tecnologías? Todavía se realizan muchas encuestas en papel, los datos suelen ser mucho más fiables y las personas suelen responder a todas las preguntas aunque la encuesta sea de carácter anónimo por el hecho de no entregar un cuestionario vacío al encuestador.

¿Me van a beneficiar o me van perjudicar las respuestas de mi cuestionario?

Como indicaba al principio, muchas veces nos manifestamos temerosos de responder a estos cuestionarios porque pensamos que pueden tener “represalias” si nuestras respuestas no son positivas o no se corresponden con la filosofía de la organización.

Es mucho más fácil responder una encuesta tradicional, es decir, a través de papel, ya que podemos ofrecer respuestas sin que tengamos que revelar datos sobre nuestra identidad hasta que te das cuenta de que te preguntan el género y la edad y entonces miras a tu alrededor y si tu grupo no es de tu misma edad, piensas “me van a pillar fácil” y limitas tus respuestas.

No hay que tener miedo a este tipo de cuestionarios, ni tampoco pereza, porque este tipo de herramienta se utiliza puramente para conocer la satisfacción laboral y en el caso de que las respuestas no sean todo lo positivas que las empresas esperan sirve para poner en marcha mecanismos que trabajen esta satisfacción laboral.
Aunque de pereza e incluso por qué no decirlo, miedo, hemos de contestar a este tipo de encuestas si queremos conseguir cambios positivos en nuestra organización. El hecho de que cuenten con nosotros para saber qué es lo que se cuece dentro, por muy extraño que parezca, a la larga ofrece resultados positivos y como ya hemos indicado en otras ocasiones, la comunicación es clave para que el desarrollo de la organización sea todo un éxito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido.